La importancia de llevar el bebe alto

Esta expresión no se refiere a que nuestro bebé deba ser jugador de baloncesto, hace referencia a la postura que adoptamos las mujeres durante los meses de gestación. En este blog vamos a explicaros como nuestra postura, y más cuando llevamos un pasajero a bordo, puede influir en nuestras dolencias.

Comencemos por el abdomen, si nuestra musculatura está laxa y sin fuerza hace que la pelvis se incline hacia adelante, lo que causará dolor de espalda (sobre todo en la zona lumbar), abdominales tensos y exceso de presión en la vejiga. Para saber si mantenemos esta postura basta con observar la barriguita de perfil. Como se ve en la imagen de la derecha el bebe está caído hacia adelante (barriguita caída), mientras que en la segunda imagen la barriguita es más redonda.

Postura correcta embarazo Fisioterapia Neros Alcorcón

La posición de la zona dorsal y de los hombros influye en la respiración y en la digestión, es decir, si mantenemos una posición encorvada con los hombros hacia delante comprimimos la caja torácica.

Al aumentar todas las curvas de la espalda y encorvar el tórax, forzaremos las cervicales hacia delante y hacia abajo. La tensión en el cuello además de dolor en la zona nos puede provocar dolores de cabeza y mareos.

Las rodillas no se deben mantener en una posición de extensión máxima, ya que eso favorece que la pelvis se vaya hacia delante con las consecuencias que hemos mencionado antes. Además, al bloquear de este modo la rodilla nos dolerá la articulación.

Y por último, si cargamos nuestro peso en el borde interno del pie forzaremos el arco plantar y nos dolerán los gemelos.

Para corregir esta postura lo primero que debemos intentar es disminuir la curvatura lumbar mediante báscula pélvica. Contrayendo ligeramente los abdominales y metiendo glúteos hacemos que la pelvis no esté hacia delante. Los hombros deben de estar hacia atrás y el pecho hacia arriba para expandir la caja torácica. Como si nos estiraran desde la coronilla mantendremos las cervicales erguidas. Las rodillas deben estar ligeramente flexionadas, el peso del cuerpo debe estar bien repartido entre el talón del pie, el borde externo y los dedos, y con los pies alineados.

Estas indicaciones valen tanto estando embarazada como no, la única diferencia es que con el embarazo se altera más nuestro centro de gravedad y todas estas dolencias se acentúan. En Fisioterapia Neros podemos ayudaros a conseguir mayor higiene postural y a eliminar estas dolencias.

 

Recent Posts